Hay contrato de locación si una parte se obliga a otorgar a otra el uso y goce temporario de una cosa, a cambio del pago de un precio por dinero. Así lo define el Código Civil y Comercial de la Nación en su artículo 1187.

Contrato de locación de inmueble: locadores y locatarios

Si nos enfocamos en un contrato de locación de inmueble, hay algunas cuestiones muy importantes a tener en cuenta. Una de ellas, es que el locador sea el propietario o usufructuario del bien, o que sea representado por un apoderado, quien debe contar con un mandato con facultades para hacerlo. La forma de cerciorarse de esto es solicitando al locador la exhibición del título de propiedad del bien, inscripto en el Registro de la Propiedad, que acredite esa titularidad con un certificado de dominio expedido por dicho Registro, en el que se informa la situación jurídica del bien.

Otra de las cuestiones más relevantes, en este caso para el locador (propietario), es la solvencia del locatario: que la persona a quien se le alquilará el inmueble tenga la capacidad económica de cumplir mensualmente con el pago de canón locativo y los demás gastos  que esté obligado a pagar.

En caso de la locación habitacional, no se puede requerir al locatario el pago de más de una canón por mes; y en el caso de los depósitos en garantía por cantidades mayores al equivalente de un mes de alquiler por cada año de locación, el pago de un valor llave o equivalente.

Plazos

Para los contratos de locación, existe un plazo máximo que no puede exceder los 20 años, cuando el destino es habitacional, y los 50 años para otros destinos. El plazo mínimo de los contratos de locación es de 2 años. Existe una excepción a estos plazos, expresada en el artículo 1199 del Código Civil.

 La cuestión del fiador

El fiador es una persona distinta del locatario, que se compromete con el locador a cumplir con las obligaciones asumidas por el locatario, en caso de que este no lo hiciera. Es habitual solicitar a éste que acredite ser propietario de inmuebles u otros bienes para demostrar su solvencia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn