Régimen patrimonial del matrimonio

Convenciones matrimoniales

Uno de los temas más discutidos antes de la reforma del Código Civil y Comercial de la Nación era la forma de regulación sobre los bienes de las personas que contraían matrimonio. Los bienes que se adquirían a partir de la celebración del matrimonio eran gananciales, a excepción de los provenientes de donaciones, legados, o herencia que continuaban siendo propios.

slider_3

TIPOS DE SISTEMAS

Régimen de la comunidad de gananciales

A partir de la reforma del CCCN, los futuros cónyuges pueden optar por elegir entre dos sistemas. Uno de ellos es el de la comunidad de gananciales, dentro del cual, al igual que ocurría hasta ahora, se mantienen como propios los bienes adquiridos previo al matrimonio, y los recibidos por herencia, legado o donación; y como gananciales los bienes adquiridos a título oneroso o comenzados a poseer durante la comunidad y que no estén incluidos dentro de los propios.

Administración y disposición

Dentro de este sistema, el cónyuge titular de un bien propio tiene la administración y disposición de él, a excepción de los inmuebles que sean la vivienda familiar o los bienes muebles indispensables de esta. El cónyuge que adquiere bienes gananciales tiene la administración y requiere del asentimiento del otro no titular para disponer de los inmuebles o bienes muebles registrables.

Régimen de separación de bienes

En caso de optar por el régimen de separación de bienes, cada cónyuge conserva la libre administración y disposición de sus bienes personales, a excepción de la vivienda familiar y de los muebles indispensables de esta, para  los que necesitará del asentimiento del cónyuge no titular.

La primera oportunidad para optar por cualquiera de los regímenes es antes de contraer matrimonio. Si nada se indica, la ley presume que los futuros cónyuges optaron por el sistema de comunidad de bienes. En caso de optar por el sistema de  separación de bienes, los futuros cónyuges deben hacerlo ante escribano y por escritura pública, que deberá anotarse en forma marginal en el acta de matrimonio para tener efecto contra terceros.

Después de la celebración del matrimonio, el régimen patrimonial puede modificarse tantas veces como los cónyuges lo resuelvan, por nuevas convenciones, las que también deberán realizarse ante escribano y por escritura pública. Estas convenciones deben realizarse pasado el plazo de 1 año de la realización de la anterior. En todos los casos requiere de su anotación marginal en el acta de matrimonio para ser oponibles a terceros.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn