Escribanos

La función del escribano: dar fe, prevenir y asesorar

El escribano es un profesional del Derecho que ejerce una función pública otorgada por el Estado. Da autenticidad a contratos y actos jurídicos para asegurar los derechos de las personas.

En el ejercicio de su función debe escuchar a las partes del acto y asesorarlas para que el mismo se adecue a la mejor forma jurídica. Tras un minucioso análisis, debe redactar, bajo su responsabilidad, el instrumento que luego autoriza con su firma y su sello. De esta forma, interviene como un profesional imparcial que cumple una labor preventiva de asesoramiento en favor de todos los involucrados.

Su intervención avala el proceso que le atribuye plena certeza a un acto. Por eso, cuando usted adquiera un inmueble, celebre un contrato de locación, constituya una sociedad, autorice a un menor a viajar, otorgue un testamento o participe en cualquier otro acto jurídico o contrato en el cual sus intereses están en juego, no olvide consultar a un escribano de confianza.

Algunos actos notariales en los que interviene un escribano:

  • Actas
  • Boleto de compraventa
  • Certificación de firmas
  • Cesión de derechos
  • Cesión de derechos hereditarios
  • Donaciones
  • Contratos de fideicomiso
    (para organizar negocios inmobiliarios, proteger el patrimonio familiar, etcétera)
  • Habilitaciones comerciales
  • Hipotecas
  • Liquidación de sociedad conyugal
  • Partición de herencia
  • Contratos de locación
  • Reglamento de copropiedad
  • Sociedades (constitución, aumento o reducción de capital, fusión,
    transformación, disolución, escisión, reorganización, reconducción y cualquier otro acto societario)
  • Testamentos (otorgamiento, protocolización y revocación)
  • Transferencia de fondo de comercio
  • Constitución de usufructo
  • Servicio de Mediación: Pre Judicial y Privada
  • Tribunal de Arbitraje –  Convenio con Fac. Derecho UBA

 

Una consulta hoy

evita un problema mañana